¿Por qué celebramos el Día Internacional de la Mujer?

Mucho se ha hablado de la historia de la conmemoración del Día de la Mujer y tal vez es fácil exponer las razones del por qué, pues para nadie es un secreto la lucha que se ha tenido durante años para alcanzar la equidad de género. Las mujeres históricamente han tenido que dar grandes batallas para ganarse un puesto en la sociedad y dignificar el papel que juegan en la misma.

 

Esto comenzó en una fábrica de algodón de New York cuando el 8 de marzo de 1908 murieron 129 mujeres debido a un incendio tras declarar una huelga en contra de las altas jornadas laborales y la desigualdad en el salario que recibían respecto al que devengaba los hombres. Desde este día la lucha no ha parado y ha sido un trabajo histórico e internacional que ha realizado cada mujer. 

 

Por eso, el 8 de marzo conmemoramos el coraje y determinación de estas mujeres para cambiar la historia. Es un día para admirar lo lejos que se ha llegado y todo el camino que se ha recorrido hacia la igualdad, la posibilidad de tener los mismos derechos que los hombres y de ser valoradoras de la misma forma a como lo son ellos. 

 

Sin embargo, desde ese momento la lucha ha trascendido un poco más que simplemente hacer valer que las mujeres no son inferiores a ellos, sino que se ha convertido en la manera de demostrar que son personas empoderadas, inteligentes, fuertes, valientes y completamente capaces. 

 

Nos han categorizado, pero sobre todo nos han limitado. Nos han limitado a ser lo que la sociedad cree que debemos ser, a tener ciertas ideologías, a respetar moldes y a hacer lo que está concebido como políticamente correcto. Sin embargo, estamos en un momento histórico donde las mujeres se han dado cuenta que no hay límites, que pueden ser lo que quieran de acuerdo como más cómodas se sienten, sabiendo que un género no nos define completamente.

 

A pesar de que en muchas ocasiones se le ha dado una definición a la mujer, el serlo no tiene un único significado ni unas instrucciones establecidas. Hoy la definición de mujer la pones tú. Por eso, en el Día Internacional de la Mujer, conmemoramos la lucha constante por dignificar el papel de la mujer y por ocupar el lugar en el mundo que cada uno quiere ocupar, no el que nos asignen automáticamente. Por esta razón las mujeres dicen: ¡somos imparables!

 

¿Cómo ser una mujer imparable?

 

  1. Es darnos cuenta que podemos ser lo que queramos ser.
  2. Celebrarnos día a día en nuestras batallas y nuestras derrotas.
  3. Es vestirnos y lucir cómo queramos hacerlo, pero, sobre todo, como más cómodas e identificadas nos sintamos más allá de qué estilo está de moda.
  4. Es lucir una faja con orgullo porque te hace sentir bien, te empodera, te hace fuerte y más segura.
  5. Es demostrarle al mundo que eres inteligente y que puedes asumir todo tipo de responsabilidades.
  6. Permitirte soñar en grande y visualizarte cumpliendo esos sueños.
  7. No depender de nadie ni de nada, demostrar que, si así lo quieres, sola también eres capaz de todo.
  8. Es la que no se derrumba por el qué dirán, sino que cree en ella misma a pesar de lo que el otro puede pensar.
  9. Es no dejar que la sociedad te diga qué tienes o debes de hacer, es seguir tu instinto y corazón construyendo tu propia historia.
  10. Es creer en lo que quieras creer y jugar el papel que decidas jugar.

 

Por esto, conmemoramos el Día Internacional de la Mujer como esa oportunidad para demostrar que las mujeres también pueden y más importante aún, que continúan rompiendo moldes, estigmas y estereotipos. En definitiva, el ser mujer no te limita. El ser mujer te da características diferentes y únicas que las hacen ser fuertes, poderosas y sobre todo, imparables.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados